Sobre la sanferminización de «lo viejo»

Tenemos un serio problema de convivencia en Iruña. No solo en el Casco Viejo, también se va extendiendo a los barrios y a las poblaciones colindantes.

La «hiper-alcoholizacion» (que localmente podríamos llamar «sanferminizacion»), está creando problemas y enfrentamientos entre vecinos por un lado y «ociopatas» descontrolados y la «Industria de la Noche» por otro. Sin que las autoridades municipales (en el caso de Iruña fuertemente «lobbyzadas» por las  Cofradias Hosteleras) hagan nada.

Existen varios modelos de empresario hostelero.

A. El familiar.

El de toda la vida. El local es de su propiedad. No tiene que hacer frente a créditos, traspasos ni hipotecas. Está atendido por los mismos titulares y sus trabajadores normalmente están dados de alta. Cerrar unos días o semanas le puede perjudicar pero no pone en riesgo su continuidad. Sus trabajadores pueden acogerse a ERTEs.

B. Empresario «emprendedor«.

Conoció el negocio como cliente de los locales de moda (gastrotecas, vinotecas, locales de copas,..) en las grandes ciudades. Con el dinero de papá montó su primer establecimiento, normalmente a base de comprar un establecimiento de los de toda la vida y reformándolo. Contrata a un encargado y un número reducido de trabajadores y los refuerza el finde con estudiantes en negro. Pasados 2/3 años ha amortizado la inversión y traspasa el local con una renta alta, normalmente al encargado.

Con ese dinero y unos ingresos fijos abre otro local y vuelve a reproducir el modelo, una, dos, tras veces,…

C. Traspasado

Ha pagado un traspaso por el local, al empresario A o al B, normalmente por medio de un crédito. Además debe hacer frente a un alto alquiler. Eso le supone uno gastos fijos (crédito + alquiler + gastos de exploración) muy altos. Atiende personalmente el negocio y tiene uno o dos trabajadores fijos, dados de alta e incorpora refuerzo de estudiantes y personal joven los fines de semana a los que paga en negro. En estas condiciones un bar solo es rentable cuando está lleno SIEMPRE. Cualquier desviación supone su quiebra. De ahí la picaresca continua en facturas, contratos, etc. y su resistencia al cierre o a la regulación de horarios. Es cuestión de supervivencia.


Una parte importante de empresarios modelo B está desinvirtiendo en sus negocios e inviertiendo los beneficios en su propio estatus. Terceras viviendas, coches de gran cilindrada, amarres de lujo… Siguiendo el modelo del empresario español: monopolizar beneficios y socializar problemas.

Es importante resaltar en este punto que gran parte de las «ayudas» a la hosteleria no se han empleado para cubrir nominas, pagar cotizaciones o facturas de proveedores. No, la mayoria de todo ese dineral, que hemos pagado entre todos, ha ido al bolsillo de los rentistas. Gente que, con honrosas excepciones, en lo mas negro de la pandemia ha seguido exigiendo «su renta» porque «no es mi problema» y « ya sabias donde te metias«

Es necesaria una refundación del modelo de negocio. Y eso no se consigue apoyando la supervivencia del actual modelo, ni bajando tasas, ni menos fomentando terrazas. Eso solo se consigue promoviendo un modelo sostenible de la hosteleria, vocacional y no especulativa, respetuosa con los vecinos y los usuarios y honesta con sus trabajadores. Y penalizando fuertemente desde la administración los incumplimientos. …los incumplimientos de los establecimientos y de los usuarios.

Hay que denunciar y marginar el modelo que ha provocado la sanferminización semanal del Casco Histórico, la alcoholizacion del ocio, el éxodo de cientos de vecinos, la generalización de la cochambre todos los findes, la precarización de los puestos de trabajo del sector, la normalización del fraude a Hacienda y a la S. Social.

El silencio de todo esto no ayudará a los bareros y hosteleros honestos, que los hay, y todos los conocemos y los apreciamos.

Entre las propuestas que, de cara a las elecciones municipales, se presentan en el proceso preelectoral de algun partido, figura una interesante: La creación o recuperación adaptada a estos tiempos de la figura del Sereno. Que en algunas ciudades y barrios ya están funcionando.

Puede parecer una chorrada, pero a mí me parece una buena idea. Y tampoco es tan novedosa. En Murcia, Gijón y el Barrio madrileño de Chamberí lo han hecho, En algunas localidades catalanas también.

En Cornellà de Llobregat incorpora un grupo de 4 hombres y 3 mujeres, para hacer las funciones de serenos. Son mayores de 45 años, en situación de paro, contratadas a través de planes de ocupación local y que han recibido formación específica en temas de mediación, civismo y comunicación. El servicio está bajo la supervisión del departamento de Protección Civil, en estrecha coordinación con la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra.

El enfoque que le dan los catalanes a la figura del sereno es la de un agente de Protección Civil. Sus labores serían las de mediación, prestación de ayuda y comunicación ciudadana. Para las labores de seguridad, orden público o denuncias de incumplimiento de ordenanzas su labor sería la de comunicar a la policía municipal.

Para estudiarlo, con calma y sin prejuicios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: