SI RUSIA PIERDE, LA SIGUIENTE EN LA LISTA DE EE. UU. ES CHINA

por Elijah J Magnier. 18-1-23

La guerra entre Rusia y la OTAN liderada por Estados Unidos no puede separarse de la desesperada determinación de Washington de defender su posición como líder absoluto del mundo. El objetivo de los Estados Unidos no solo incluye desafiar a Rusia, que goza de capacidad militar y de la determinación de defenderse, incluso si esto requiere enfrentarse a los Estados Unidos en el campo de batalla o mediante una guerra de poder. En cambio, mayor peligro para la hegemonía estadounidense es el crecimiento de las capacidades de China. Esto se debe a la expansión económica de Beijing y a sus proyectos comerciales, incluidos Asia, Europa, África y América Latina. Para los Estados Unidos, el peligro de los chinos – uno de los países más prósperos del mundo – se amplificaría e incluso sería imparable si Rusia derrotara a la OTAN en Ucrania y si Moscú y Beijing decidieran aprovechar sus respectivas capacidades de combate y moral en una asociación estratégica. Rusia nunca ha estado involucrada en una guerra multifrente similar en la que están involucradas todas las tecnologías, armas y estrategias occidentales. Moscú ha expuesto a China a una experiencia de guerra valiosísima, incluso si quedaran muchas lecciones militares de esta guerra en curso en Ucrania. 

Así pues, se ha vuelto más que evidente que Estados Unidos tiene como objetivo eliminar a Rusia del camino que lo conduce hacia China, su objetivo final. Pero, ¿eso puede funcionar? y ¿cuáles serían las condiciones necesarias?

La Primera y Segunda Guerra Mundiales se libraron en el continente europeo sin la participación inicial de los Estados Unidos de América, que consideraban que el comunismo era un peligro y un obstáculo mucho mayor que el fascismo. La participación directa de Estados Unidos comenzó cuando Japón atacó la base naval estadounidense en Pearl Harbor, Honolulu, Hawaii, en 1941. Desde esa fecha, la influencia y la hegemonía de los Estados Unidos se han atrincherado dentro del continente europeo para expandir su red por todo el mundo y lanzar un agresivo intento de dominación global. 

Durante décadas después del final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha estado involucrado en golpes de estado y guerras ásperas mientras construía ese dominio, especialmente después de que la Unión Soviética se hizo a un lado en 1991. Sin embargo, estas guerras resultaron en pérdidas masivas en las que millones de musulmanes fueron asesinados y heridos en Asia y Medio Oriente. Al menos 37 millones de personas fueron desplazadas y cientos de miles de millones de dólares en recursos e infraestructura fueron destruidos o robados. Sin embargo, el fracaso de las guerras agresivas de Estados Unidos llevó a Washington a confiar principalmente en la “suave” guerra económica, que no es menos cruel que la guerra feroz y dura. El objetivo es agotar los ahorros de las personas y los países empobrecidos ( Afganistán, Libia, Siria, Líbano, Irán y Venezuela ) a través de sanciones y congelar sus activos.

Sin embargo, la guerra – en diferentes formas – contra Beijing es imposible a menos que Estados Unidos pueda separar completamente a China de Rusia y rodearla con un muro hostil construido a partir de la existencia de más de una docena de bases militares estadounidenses más una serie de provocaciones. Estados Unidos se sirve de los países bajo su influencia y considera factible arrastrar a Beijing a una guerra potencial. Este escenario fracasará si Rusia no es derrotada, económicamente agotada o pone en peligro su estabilidad interna, un país con un largo historial bélico y con una larga experiencia en desafiar la influencia estadounidense. En pocas palabras, si las poderosas fuerzas chino-rusas se concentran contra un enemigo común y bajo intereses comunes, los resultados de la probable batalla estarán condenados para Estados Unidos.

Para este propósito, uno de los primarios y primeros objetivos para la guerra entre Estados Unidos y Rusia en suelo ucraniano es preparar el terreno para la próxima guerra de poder de Estados Unidos contra China después de ignorar el uso de armas nucleares ( que Beijing posee ) y, como con Rusia para garantizar que China sea arrastrada a una guerra clásica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: